Cuidados Cooperativos

Equipo Hundshop

| octubre 11 2019 |

Cuidados Cooperativos

 

Cada día me asombro y alegro más de lo que hemos avanzado en cuanto a comprensión de nuestros animales, de mejora de sus condiciones de vida y de respeto no solo hacia sus necesidades básicas, sino que también a sus sentimientos. Y es aquí cuando entra una de las herramientas más lindas en el entrenamiento: los cuidados cooperativos.

 

Los cuidados cooperativos son el entrenamiento y la educación de nuestras mascotas no solo para que toleren manejos y procedimientos, pero que sean participantes activos y voluntarios en estas experiencias*. Es un enfoque preventivo y respetuoso de nuestros animales. Esto significa que ya no buscamos solo agarrar a nuestro perro entre 4 personas para sacarle una muestra de sangre, sino que entrenarlo desde antes para que llegado el momento de necesitarlo, tolere y coopere quedándose quieto durante la extracción, sin miedo y hasta ofreciéndonos su pata.

Suena a mentira para muchos, lo sé, pero es real. Hace muchos años que esto se viene haciendo en zoológicos alrededor del mundo. Quizás forzar a un perrito de 5 kilos a cortarse las uñas no nos parezca descabellado, pero imagínense cuando es un rinoceronte de más de una tonelada el que necesita el corte de uñas. En muchos casos el anestesiar a un animal para un procedimiento así resulta un riesgo demasiado grande y ahí el entrenamiento entra en juego. En youtube podemos ver videos de extracción de sangre a hienas y tigres, despalmes a elefantes o revisiones de dientes a leones y lobos marinos.

¡Hasta he visto una endoscopía hecha a un delfín, en una piscina abierta, sin ningún tipo de amarra y todo a cambio de pescado!

En nuestras mascotas aún estamos a años luz, no porque no se pueda o sea más difícil, sino porque nuestro tamaño y su docilidad hacen que forzarlos sea una salida “fácil y rápida”. Pero como dice el dicho, el flojo trabaja dos veces. Forzar a un animal asustado puede resultar en un procedimiento rápido la primera vez, pero si tenemos que repetirlo, en la mayoría de los casos se volverá cada vez más difícil. En cambio, invertir algunas semanas en el entrenamiento de conductas que nos faciliten el manejo puede ser más trabajo inicial, pero seguro tanto tú, tu perro y por sobre todo tu veterinario lo agradecerán cuando llegue el momento de utilizarlos.

 

¿Pero qué situaciones pueden ser cooperativas?

La verdad es que casi todo en una consulta veterinaria o en manejos sanitarios puede hacerse de esta manera. Extracciones de sangre, vacunas, uso de collar isabelino, uso de bozal, corte de uñas, revisión de boca y limpieza simple de dientes, corte de pelo, limpieza de heridas, aplicación de colirios oftálmicos, etc. En mi consulta por lo general a quienes veo más interesados de esto son dueños de cachorros que ya muestran un rechazo por el baño o el corte de uña, o en el caso de dueños de pacientes crónicos que requieren procedimientos periódicos que no siempre son fáciles de realizar.

¿Qué comportamientos me ayudarán? ¿Tengo que enseñarle todo específicamente?

Esta es una pregunta común. Mucha gente se ve incluso abrumada con la idea de enseñarle a su perro a sentarse, venir al llamado y acostarse, muchísimo más si hablamos de comportamientos cooperativos. No te preocupes, no es necesario entrar en TODAS las situaciones de manera específica, pero sí podemos enseñarles unas cuantas cosas básicas que después adaptamos a situaciones necesarias puntuales.

Aquí te dejo algunas conductas que te ayudarán mucho para facilitar tu vida, la de tu veterinario y hacerle esas experiencias menos traumáticas a tu perro.

 

1. BOZAL: Enseñarle a un perro a usar un bozal debiera ser parte obligatoria de la obediencia básica de cualquier perro. Por ley o por seguridad, la gran mayoría de los perros necesitan usar un bozal en algún minuto de sus vidas. Si no lo conocen, o no tenemos el adecuado a mano, esta situación puede ser sumamente estresante para nuestros perros y empeorar una situación. Es normal que un perro asustado o con dolor muerda al ser manipulado, sobre todo por extraños, y es entendible que nuestro veterinario necesite protegerse a sí mismo en dicho caso. Enseñarle desde antes a que el bozal no significa algo malo, a que pasan cosas buenas con el puesto y que es tan normal como su collar o su correa nos dará una herramienta increíble y que nos dará mucha calma de llegar a necesitarlo.

 

 

2. COLLAR ISABELINO: Son incómodos, limitan el rango visual, limitan el acceso a partes del cuerpo que nuestro perro realmente quiere acceder y además pueden amplificar y distorsionar sonidos. El famoso cono de la vergüenza no es una herramienta agradable ni ideal, pero en muchos casos sigue siendo una herramienta irremplazable, aún por el increíble y cómodo body de cobre. Enseñárselo con calma cuando mi perro esta sano, asociarlo a premios y enseñarle a moverse.

 

 

3. TARGET DE MENTÓN: Mi favorito, por lejos. El target de mentón consiste en enseñarle a nuestro perro a quedarse quieto, de pie, con su mentón apoyado sobre nuestra mano o un cojín. Es un comportamiento relativamente simple en su base pero que luego se suma a mantenerse en esa posición mientras es tocado y revisado. Le da al perro el control de la situación y la elección de quedarse ahí lo que disminuirá su miedo y ansiedad durante las revisiones.

 

 

4.DESENSIBILIZACIÓN A LA MANIPULACIÓN: Esto es algo que muchos no nos damos cuenta pero, ¿Cuándo le has levantado la cola para revisar a tu perro? ¿O revisado sus patitas traseras? ¿O apretado su estómago? Estos son parte de la revisión básica de nuestro perro, pero para muchos perros la primera vez donde lo viven es en una consulta veterinaria o una peluquería que ya de por sí pueden ser algo intimidantes. Enseñemosle de a poco a nuestros perros y usando premios a dejarse revisar oidos, patas, boca, dientes, etc...

 

5. CORTE DE UÑAS: El problema número 1 de manejo de la mayoría de dueños. Reentrenar el corte de uñas para que resulte cooperativo y tranquilo puede ser un camino largo pero que vale cada minuto de esfuerzo cuando un día nos encontramos cortándole las uñas a nuestro pequeño Cujo con él dormido en nuestras piernas. ¡Un sueño!

 

Además de estas hay un montón de otras conductas que pueden resultar muy útiles como que se recueste de lado y se quede quieto, que ofrezca voluntariamente sus patas, que abra la boca cuando se lo pidas, que tolere diferentes posiciones sin moverse (de espalda, de pie, en brazos, etc), y así muchas más!

Si quieres empezar a enseñarle a tu perro, en youtube puedes encontrar muchos videos de tutoriales y en mi página de instagram también subo cada cierto tiempo. Si prefieres ayuda directa, contacta a un profesional capacitado y que trabaje en base a refuerzo positivo para que te ayude en este camino. ¡Ya no hay excusas para forzar a nuestros cachorros! 

*https://fall2018.iaabcjournal.org/2018/10/25/cooperative-care/

Dra. Carmen Arroyo - CDBC

Médico Veterinario

Diplomado Etología Clínica en Animales de Compañía Consultora Certificada de Conducta Canina - IAABC 

Ver más

11 comentarios

  • FIvJLxdMBUq: October 14, 2019

    KqxTdRmOSXIh

  • dbmTGLBpVRrst: October 14, 2019

    zyPYCBXGOLA

  • KPeYslTg: October 14, 2019

    DOiBvpKRJFaZVAtq

  • xufLvzVi: October 14, 2019

    ZvRLjqKtcYnwlFb

  • xDejYfNzAKqyv: October 14, 2019

    uNtJiyOgYCRrom

  • iycoIYbvxVLg: October 14, 2019

    qmbxKvpURwF

  • WtyFbDZQldv: October 13, 2019

    rLGnckoRxSsuwIq

  • DgioaBxYj: October 13, 2019

    NIRUJvFCWzu

  • KEpZbqdcuTejxm: October 11, 2019

    VeAisFvuljo

  • zxFiCPDOLeVvST: October 11, 2019

    EvQPOcelhBHIn

  • yYlhcSQdpEFijuO: October 11, 2019

    msRyTfiWPLO

Deja tu comentario